Consejos para una correcta limpieza facial

Consejos para una correcta limpieza facial

La limpieza facial es un punto importante dentro de nuestra higiene. Diariamente estamos expuestos a multitud de agentes externos (maquillaje, contaminación, el Sol…) que manchan nuestra piel y en muchos casos no somos conscientes de ellos porque no podemos verlos. Por ese motivo, al igual que limpiamos nuestro cuerpo o cabello de forma habitual es necesario limpiar nuestra cara.

Ahora bien, ¿Debemos limpiarla con los mismos productos con los que limpiamos el resto de nuestra piel? No sería correcto limpiar la cara con los mismo productos que el resto del cuerpo porque ésta es más sensible y está más expuesta a agentes externos durante el día.

Si queremos tener una piel sana debemos utilizar productos adecuados para nuestro tipo de piel.

¿Qué tipos de piel existen?

  1. Piel grasa: se caracteriza por la aparición de brillos y obstrucción de poros como consecuencia de una elevada producción de sebo.
  2. Piel seca: es una piel que tiende a presentar escamación leve, los poros son finos y no suelen aparecer brillos.
  3. Piel normal: es el tipo de piel ideal, es decir, una piel en equilibrio. Se caracteriza por tener ligeros brillos, poros poco visibles y no notarse la piel tirante.
  4. Piel mixta: es una mezcla entre los distintos tipos de piel. La denominada zona T es la zona más grasa y en las mejillas la piel es más seca o normal.


Para conseguir una correcta limpieza os dejo estos pequeños consejos:

  1. Realiza una limpieza por la mañana y otra por la noche con un producto adaptado a tu tipo de piel.
  2. Cuando realices la limpieza no frotes ni restriegues, hazlo con suavidad.
  3. Para pieles grasas es mejor utilizar productos con textura de gel, pero para las pieles secas es mejor usar texturas más cremosas.
  4. Después de usar un gel es aconsejable usar un tónico que elimine mejor las impurezas. En el mercado existen distintos tipos de tónicos, escoge el adecuado para tu tipo de piel.
  5. Desmaquíllate antes de acostarte. Así evitas la aparición de acné, mejoras la luminosidad de la piel o evitas que las pestañas se vuelvan quebradizas.
  6. Siempre que sea posible usa agua fría o tibia durante la limpieza.
  7. Exfolia la piel una vez a la semana para eliminar las células muertas de la piel. Recuerda escoger un exfoliante adecuado para tu tipo de piel.


Siempre que tengas alguna duda consulta con la especialista en dermocosmética de tu farmacia.

Boticonsejos