Consejos para el virus boca-mano-pie

Consejos para el virus boca-mano-pie

En los últimos meses se ha notado un repunte de niños que presentan el síndrome boca-mano-pie y junto a ellos los padres preocupados por el desconocimiento de la enfermedad acuden a la farmacia en busca de consejo.

¿Qué es?

Como su nombre indica es un virus. Ya estaba presente entre nosotros desde hace mucho tiempo, pero afecciones como la varicela o el sarampión (entre otras) hacían que en muchas ocasiones pasara desapercibido.

Es muy frecuente entre los meses de verano y otoño y en los niños menores de 5 años. Por lo tanto suele ser muy común entre los niños que acuden a la guardería. El período de incubación es de entorno a 4-6 días. Se transmite a través del contacto o de pequeñas partículas del aire, es decir, por toser, estornudar… (también existen otros métodos de transmisión como la orofecal).

Síntomas

Los síntomas que suelen aparecer son dolor de garganta ( pueden relacionarse con faringitis), fiebre en algunos casos, malestar general, úlceras en la boca y el síntoma más característico que son pequeñas ampollas en las manos, pies y alrededor de la boca.

Tratamiento

Al ser un virus los antibióticos no funcionan, así que el tratamiento está enfocado básicamente a aliviar los síntomas: analgésicos para el dolor y la fiebre. Por otro lado facilitar que el niño coma (las úlceras suelen ser muy dolorosas) y principalmente que tome mucho líquido.

1- Consejos para el enfermo que se pueden dar desde la oficina de farmacia:

  1. Ingerir agua para evitar la deshidratación: los niños suelen dejar de comer por el dolor que les producen las úlceras en la boca, es importante estar pendientes y que no dejen de beber.
  2. Si las ampollas revientan mantener la higiene de las heridas y limpiar con un antiséptico.
  3. Para las úlceras de la boca se puede recomendar algún enjuague o gel para calmar el dolor.
  4. Llevar una buena higiene para evitar que la enfermedad se propague.


2- Consejos para prevenir la enfermedad

  1. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón
  2. Limpieza de superficies de forma habitual
  3. Limpieza de juguetes si se comparten (principalmente en guarderías o zonas donde hay muchos niños de forma habitual)


Como conclusión recordad que los síntomas de la enfermedad oscilan entre 5 y 7 días, por lo que al no haber un tratamiento directo y ser sintomático lo recomendable es tener paciencia y dar mucho amor y cariño a nuestros hijos hasta que se recuperen.

Boticonsejos