Deshidratación en verano

Deshidratación en verano


La deshidratación es la disminución del líquido que existe en nuestro organismo provocando una carencia de agua en el interior de las células.

El cuerpo humano está compuesto por el 70% de agua, las células necesitan el agua para usar nutrientes, minerales y elementos químicos para procesos biológicos así como las proteínas y los carbohidratos son transportados por el torrente sanguíneo que está compuesto principalmente por agua. El agua también es responsable del transporte de desechos fuera de nuestro cuerpo.

El cerebro se compone de un 70% de agua, la sangre un 80%, los pulmones un 90%, los hueso un 22% y los músculos un 77%. La pérdida de un 10% de agua en una persona puede provocar una situación de riesgo.  El agua que debe tomar una persona al día es por lo menos el 3% del peso de ésta, que aproximadamente corresponde a entre 2 litros o 2,5 litros al día.

Síntomas de deshidratación:

  1. Sed
  2. Vértigo o mareos
  3. Disminución del rendimiento
  4. Boca y piel seca
  5. Fatiga extrema
  6. Dolor de cabeza
  7. Calambres musculares
  8. Color de la orina: si es oscura es indicador de deshidratación

Para tratar la deshidratación:

  1. Tomar sorbos de agua o chupa cubitos de hielo
  2. Tomar bebidas para deportistas
  3. Si fuera una deshidratación grave sería necesaria la hospitalización

¿Cómo evitamos la deshidratación?

  1. Bebe de manera regular,no esperes a tener sed
  2. Intenta mantener una temperatura de 25°C en el hogar o zona donde te encuentres de forma habitual
  3. Consume frutas, verduras y sopas de forma frecuente
  4. Evita el consumo de bebidas alcohólicas porque tienen efecto deshidratante
  5. Los días más calurosos evita la exposición al sol e incrementa el consumo de líquidos
  6. Si realizas actividad física recuerda aumentar el consumo de líquidos y evitar las horas más calurosas