Consejos para el uso del Rhodogil

Consejos para el uso del Rhodogil

Rhodogil

El rhodogil es un medicamento que está formado por dos componentes, 750.000UI de espiramicina y 125 mg de metronidazol.

Es muy habitual que los pacientes vengan a la farmacia pidiendo este medicamento porque les duele una muela o porque tienen muchas molestias en la boca. Pero hay que recordar que es necesaria la prescripción médica para su dispensación.

¿Para que sirve?

Se utiliza para el tratamiento de infecciones dentales, cómo abscesos o periodontitis (infección de las encías).

También para la prevención de infecciones locales en cirugías odontoestomatológica.

¿Qué debemos de saber?

  1. Especial cuidado en pacientes con alteraciones hepáticas ya que este medicamento se elimina por el hígado.
  2. Los pacientes con intolerancia a la fructuosa no deben de tomarlo ya que contiene sorbitol.
  3. La orina puede aparecer de un color rojizo oscuro como consecuencia del metabolismo de los pigmentos hidrosolubles del medicamento.
  4. No se debe utilizar en embarazo. Atraviesa la barrera placentaria.
  5. Tener especial cuidado si se toma junto a bebidas alcoholicas, ya que se pueden desencadenar una serie de reacciones desagradables que se denomina efecto Antabus. Estas son nauseas, vómitos, sudor y enrojecimiento de la piel.
  6. Tomar alejado de las comidas, éstas pueden reducir la absorción del medicamento.

Interacciones más destacadas:

  1. Antiácidos que contengan algedrato, éstos pueden reducir la absorción del metronidazol hasta un 14%.
  2. Anticoagulantes orales, la combinación puede producir un aumento del efecto de los anticoagulantes.
  3. Cimetidina: puede aumentar la acción tóxica del metronidazol.
  4. Disulfiram (Antabus), pueden aparecer ataques delirantes y estados de confusión.

Boticonsejos

Deja un comentario