Consejos para el uso de colirios

Consejos para el uso de colirios

Todos nos hemos encontrado alguna vez en la encrucijada que supone ponerse o poner un colirio por primera vez: nunca aciertas, no sabes para dónde mirar, cierras el ojo cuando cae la gota… es un proceso frustrante y gracioso a su vez, pero en muchos casos termina bien. Por ello desde la farmacia, donde es frecuente dispensar algún colirio, es importante no dar por hecho que todos conocemos las cosas básicas para su uso y recordar durante la dispensación cómo utilizarlos. Por ello hoy repasamos con esta infografía los conceptos básico del uso de colirios.

  1. Apunta la fecha de apertura. La mayoría de los colirios tienen una caducidad baja tras su apertura, normalmente suele ser de 1 mes, pero algunos aguantan un poco más. Si tienes dudas sobre la caducidad del colirio pregunta a tu farmacéutico.
  2. Lávate las manos antes de aplicar el colirio. No se debe tocar la punta del colirio ni éste debe tocar el ojo. La higiene es esencial para evitar contagios. Recuerda dónde dejas la tapa para que no se contamine.
  3. Si utilizas lentillas, retíralas antes de aplicar el colirio a no ser que estén indicadas para usarse junto a ellas.
  4. Para aplicarlo de forma correcta lo ideal es inclinar la cabeza hacia atrás, bajar el parpado inferior y aplicar la gota en la cavidad que se crea. Nunca apliques más gotas de las prescritas.
  5. Tras la aplicación es aconsejable parpadear un par de veces y limpiar con una gasa el exceso de colirio que queda fuera del ojo.
  6. Si coinciden en la pauta varios colirios recuerda que hay que esperar unos minutos entre uno y otro. Si coincide con una pomada oftálmica, primero ha de aplicarse el colirio y después la pomada.


Recuerda que los colirios son intransferibles, es decir que cada persona debe tener su propio bote para así evitar contagios.

Boticosejos